Amigurumi es una técnica de tejido de crochet bastante popular. La palabra es un acrónimo de dos términos japoneses: ami, que significa tejido; y nuigurumi, o muñeco de peluche. Esta técnica suele dar como resultados animales o criaturas fantásticas con una estética que podría describirse como kawaii, o adorable. Esto hace que los amigurumis sean ideales para niños o para cualquiera que adore las cosas tiernas.

Origen de los amigurumi

Estos muñecos, tejidos a crochet, nacen en Japón a partir de los ‘50, cuando la cultura japonesa se dirigió a lo cuteKawaii, inventando personajes como la conocida mundialmente Hello Kitty.

Cuando finaliza la Segunda Guerra Mundial, un Japón derrotado y contaminado de desánimo necesitaba algo que ayudara a hacer más placentero el paso de las horas… Y así nace la cultura cute. Abuelas y tías comenzaron a tejer una gran variedad de muñecos; una forma de entretenerse y entretener a los niños de la familia en medio del sombrío clima reinante.

La tradición japonesa le da un significado mucho más profundo y significativo que el que se le da en la cultura occidental. No sólo se trata de una figurita decorativa o un simple juguetito, sino que los amigurumis persiguen alimentar el espíritu de niño que todos llevamos dentro.

Originariamente los amigurumis se tejen sin boca. Esto es así para evitar transmitir ningún tipo de emoción. Para que las personas puedan identificarse y proyectar en él sus propios sentimientos.

Según la tradición japonesa cada amigurumi posee un alma, el cual nos acompañará y será nuestro amiguito y confidente de por vida, proporcionándonos protección y consuelo cuando nos sintamos tristes o confundidos.

“El amigurumi no es solo un muñeco. Se dice que poseen un alma. Que vienen para conservar el niño que todos llevamos dentro”

Muchas personas los utilizan como amuletos personales. Es bastante usual en Japón verlos en las oficinas, como adorno personal, representando un símbolo de apego o como un recordatorio de que estamos vivos y que debemos vivir felices haciendo una pequeña pausa, sonreír y sentir la felicidad de la vida en ocasiones de estrés o tristezas.

Amigurumis de Crochetts

Nuestros amigurumis están fabricados con algodón hipoalergénico 100%, de gran variedad de colores. Tejidos con las mismas técnicas ancestrales pero sometidos a las más exigentes normas de calidad para que puedan disfrutar de ellos los más pequeños, y no tan pequeños, con total tranquilidad.

El muñeco tradicional tenía cabeza grande, cuerpo pequeño y se utilizaban como llavero. Los niños llevaban los amigurumis en sus mochilas. Ahora,  Crochetts ha diseñado y confeccionado toda una colección de animalitos, en diferentes tamaños, cuya simpática estética los convierte en ideales como juguete o como un objeto de decoración para habitaciones infantiles, escaparates, atrezos… Mucho más que simples peluches.

¿Quién no ha visto alguna vez este tipo de muñecos tejidos? Tal vez no sabías cómo se llamaba la técnica con la que están confeccionados, pero seguro que los encuentras tan adorables y tiernos como nosotros. Nada nos haría más felices que saber que nuestros peluches se convierten en los “más mejores amigos del mundo mundial” de cualquier niño.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × cinco =